Cuba: Diez años en el Ciberespacio
Udskriv

Si Gardel dijo que veinte años no son nada, menos deberían serlo diez, pero aunque parece que fue ayer cuando Cuba se conectó a Internet, durante este tiempo la vinculación con la red mundial, sabiamente manejada, ha impactado en la cultura, la economía y la sociedad de la Isla, en un camino preñado de promesas pero también de desafíos.

 

Por Ricardo Potts, 2007

Uno de ellos es el costo de estar en la red mundial, pues como se sabe Cuba, al serle denegada la conexión al cable submarino internacional, utiliza exclusivamente accesos satelitales, y sólo el año anterior pagó más de cuatro millones de dólares por tal concepto.

La conexión por cable sería un 15-25% menos costosa, pero además - expresó a Negocios en Cuba Roberto Santiesteban Hernández, director de la Unidad de Negocios de Datos de la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba (ETECSA)-, se ganaría en calidad, rapidez de respuesta con menor ancho de banda y mayor eficiencia, y las afectaciones por huracanes y otros fenómenos climáticos.

Por otro lado, ya se ha detectado que determinados sitios - inclusive no de Estados Unidos- niegan el acceso a sus servidores a las llamadas provenientes del dominio .cu, por provenir de un país situado en la "lista negra" de Washington.

Extensión del uso social Con todo, según Francisco Hartmann Soler, director de Estrategia de la Oficina para la Informatización, en la Isla existen unos 190 mil usuarios de Internet, más de 900 mil de correo electrónico, 1 351 dominios .cu registrados y 2500 sitios WEB, fundamentalmente de uso social, lo cual constituye una muestra del esfuerzo por aprovechar racionalmente este recurso tecnológico.

Otro condicionamiento es el parque de computadoras que el 2005 creció en 77 mil para un total de unas 386 mil máquinas, y un índice de 3.4% por cada cien habitantes. El indicador es discutible -añadió Hatrmann-, pues no mide la penetración del efecto social, está diseñado con la individualidad del uso de las PC en el mundo, en contraposición al social y colectivo.

En Cuba, este parque aún insuficiente y que deberá continuar creciendo se ubica en su inmensa mayoría en los sectores de mayor significación social, como salud, cultura, educación e industria, y en los últimos años se han realizado importantes inversiones dirigidas a estos sectores.

En el Polo Científico del Oeste de la capital, por ejemplo -argumentó Santiesteban- todos los centros están interconectados a velocidades de 100 megabits seg, lo cual les permite intercambiar datos, imágenes y video y manejar enormes volúmenes de información, asegurando la comunicación entre colegas con gran rapidez. Redes como esta constituyen infraestructura del primer mundo en costo, eficiencia y actualidad.

Algo similar sucede con la red INFOMED, que ha incrementado notablemente su conectividad y velocidad, tiene decenas de miles de usuarios y permite a los profesionales de la medicina obtener información sobre sus especialidades, así como la vinculación con los médicos que cumplen misiones en el exterior.

En cuanto a la red de la educación -puntualizó Santiesteban- podría ser el proyecto más extensivo de este tipo en el país, con los planes de llevar la conectividad a todas las escuelas. Esta red ya tiene un enlace de fibra óptica de 34 megabits al cual están conectados todos los pedagógicos, los politécnicos de informática y las direcciones provinciales.

Incrementar nuestros propios contenidos Sin embargo, con todo lo necesaria que es Internet para conocer los avances científicos, tecnológicos y culturales, de poco serviría si fuésemos meros consumidores de información. Francisco Hartmann es terminante en este sentido: la Internet de Cuba tiene que seguir incrementando sus contenidos hacia el mundo y aprovechar mejor los que ya tiene.

Según los datos de la Oficina, existen actualmente 135 sitios web de la prensa cubana, que comienzan a suplir el vacío de información originada desde la Isla, y a esto se agregan las páginas web de los centros de educación superior, instituciones académicas y de investigación y centros culturales, que ofrecen multitud de contenidos. Sin embargo - afirmó Hartmann - tenemos aún ausencias notables, por ejemplo no existe una enciclopedia ni un buscador netamente cubanos, y aunque algo se ha hecho en pequeñas y modestas aproximaciones, todavía carecemos de ellos.

Como resultado, cuando se va a buscar información histórica, científica o técnica sobre nuestro propio país, la dispersión de esos contenidos en las redes nacionales implica usar un buscador, y los existentes en la WEB no colocan los datos provenientes de sitios cubanos en los primeros puestos.

La enciclopedia es mucho más compleja, porque no es un trabajo para una sola institución. En conclusión, junto a la necesidad de colocar más y mejores contenidos autóctonos en la WEB, está la falta de herramientas que faciliten trabajar en la propia Internet cubana, labor que requerirá esfuerzos y coordinaciones de muchas entidades, pero reclamada por el paso de los tiempos.

Portal del ciudadano Desde hace tiempo existe una nueva dirección en el dominio Cuba: www.ciudadano.cu, el portal del ciudadano, instrumentado por la empresa de Correos, que tiene un gran potencial para ser uno de los elementos importantes en la informatización de la sociedad.

Se trata -aseveró Hartmann- de una opción en el uso social de las redes nacionales, que beneficie al ciudadano en aplicaciones vinculadas a su vida cotidiana, y aunque tiene un largo camino por recorrer, se continúa trabajando y ya tenemos un cronograma establecido.

Este portal -agregó- incluye un grupo de organismos vinculados a trámites cotidianos de la población, y hay que desarrollarlo como herramienta, como un agente procurador, una interfase entre el ciudadano y las instituciones, donde este pueda encontrar informaciones y servicios útiles.

Al respecto existen numerosos contenidos -algunos de los cuales ya están colocados en el aspecto informativo- vinculados a la vivienda, el carné de identidad, correo electrónico, reservaciones, la prensa, bolsas de permuta, convocatorias y cursos en linea, programas de estudio para exámenes de ingreso, encuestas y sondeos, pagos de servicios, bibliotecas virtuales y otras muchas posibilidades.

Desde luego, la otra condición es incrementar los puntos de acceso, fundamentalmente en dos variantes: las salas de navegación de Correos de Cuba y los Jóvenes Club de computación, de los cuales ya existen 600 en todo el país.

Aplicaciones en la economía Hoy en día en el mundo empresarial suele afirmarse que quien no tiene un sitio en Internet y no tiene acceso a ella, no existe. Esto, que parece una exageración, tiene validez en el contexto de la economía globalizada, donde las fronteras se borran y un posible proveedor, comprador o cliente puede estar al otro extremo del mundo.

Por otra parte, información también es poder, el de obtener los datos para tomar la mejor decisión en el momento oportuno, lo cual requiere información actualizada y rápida. La necesitan importadores y exportadores, productores y consumidores, empresarios y especialistas, y quien no la tenga queda fuera del juego o al menos, tendrá muchas dificultades para ser realmente eficiente.

Al respecto, debe pensarse no sólo en Internet hacia y desde el exterior, sino también en la Internet nacional, y en las redes corporativas de empresas, organismos y entidades. Las Intranet empresariales evitan búsquedas tediosas, ahorran tiempo de reuniones y ofrecen mayor rapidez para la comunicación horizontal. Pero su eficiencia depende de la estrategia y el manejo que de ella hagan quienes la gestionan y esto tiene un nombre: Inteligencia empresarial.

El uso acertado de la Intranet y de Internet acerca los directivos a los especialistas y los distribuidores a los compradores, tanto si son extranjeros como nacionales, informa de los productos disponibles o escasos en el mercado, revela información de patentes y avances tecnológicos, contribuye a dirigir con puntería las exportaciones de bienes y servicios, y en síntesis, es una de las más importantes herramientas de que puede disponer cualquier organización.

Mensajes al mundo No pueden olvidarse en este breve panorama los resultados del trabajo de estos diez años para enviar los mensajes de Cuba hacia el mundo. El hecho es que en los países en desarrollo, el uso de Internet es asimétrico, o sea la mayor parte del tráfico de datos viene del exterior, pues las principales fuentes de información están al norte del Ecuador.

Al respecto, Santana expresó que pocos años después de la entrada de Internet en Cuba, la relación entre los datos entrantes y salientes se comportaba a un cuarto. En noviembre del 2004, la recepción andaba por los 69 megabits y la transmisión por los 31. Un año después, encontramos 85 y 41 megabits, respectivamente.

El 31 de mayo de este año, seis meses después de noviembre del 2005, tenemos 111 megabits de entrada y la mitad de salida, de manera que la relación continúa incrementándose al 50%. Esto tiene dos significados: por un lado ha crecido el uso de Internet, por otro, nuestros sitios son más visitados, y los internautas del mundo nos están conociendo, porque somos capaces de ubicar información interesante y de dar a conocer las realidades cubanas.

Los datos del portal Cubasi de ETECSA lo confirman, pues en el 2005 tuvo más de cinco millones de visitas, y en ellas se incluyen otros subdominios .cu, entre los cuales se encuentran los de la prensa cubana. Para finales de este año, se estima que serán entre seis y siete millones.

Esto no significa que se pueda cantar victoria. El denominado posicionamiento en la red mundial es complejo y difícil, no hay fórmulas preestablecidas, pero es algo sobre lo que especialistas, periodistas, expertos y comunicadores deben continuar trabajando para mejorar la posición en los buscadores internacionales. Sin embargo, es un índice de lo que se ha venido logrando porque desde hace diez años, Internet también está llevando el mensaje de Cuba hacia el mundo.